5 pasos para hacer un exitoso plan de contenidos

5 pasos para hacer un exitoso plan de contenidos

En el arduo camino por convertirnos en los números uno, mucho de nuestro éxito tendrá que ver con la calidad de lo que brindamos al mercado. Claro que sin desmeritar otros aspectos determinantes como la atención, la variedad y alcance del producto o servicio, un plan de contenido que satisfaga las necesidades del cliente asegura un porvenir brillante.

No siempre basta con conocer los intereses de la empresa y los objetivos de ventas. Por eso hemos preparado un post completo que te ayudará a elaborar contenidos de calidad sin temer a perderte en el proceso.

 

  1. Temas

¿Quién lee algo que no le interesa por voluntad propia? Apartando las etapas escolares y universitarias, en el mundo digital solo se necesita un gramo de interés para hacer clic en cualquier cosa.

Bajo este principio empezaremos a estructurar un plan de contenidos atractivo, útil y heterogéneo. Necesitaremos identificar las características del target y sus patrones de consumo: dudas, solicitud de consejos o tips, descripciones de las últimas tendencias. Soluciones, así es. Por lo general eso es lo que buscan nuestros clientes cuando acuden a nosotros, independientemente del área comercial que ostentemos. Para este punto crucial, las redes sociales fungen como grandes aliadas, pero sobre eso hablaremos más adelante.

Integrando tópicos básicos concernientes a nuestra empresa con publicaciones innovadoras, actuales y creativas, sus redes sociales ganarán seguidores y las visitas aumentarán en su blog.

Una cuenta en Instagram que trate sobre cocina bien puede informar mediante publicaciones sobre la clasificación de los alimentos, los componentes químicos. En fin, tantas cosas, pero esa misma cuenta se volverá indispensable cuando comparta titulares como «Cinco alimentos que aceleran el metabolismo», «Cómo cumplir con la dieta sin morir en el intento», «Ocho comidas que debes evitar de noche», ¿qué te parece?

 

  1. Plataformas

 

El marketing digital puede hacer la gran diferencia cuando de contenido atractivo y divertido se trata, ¡siempre sin descuidar la calidad! Por esta razón dividiremos este tip en dos: red social y formatos.

Red social

Una vez analizado al mercado meta y conscientes de lo que deseamos proyectar con nuestra propuesta comercial, la lista de temas surgirá sin inconvenientes. Ya tenemos una idea de lo que queremos decir, y es aquí donde nos preguntamos: ¿Por dónde difundirlas?

Las redes sociales tienen el estupendo atributo de llevarnos a clientes sin importar distancia, idioma, instrucción, edad o género. Y será tarea de la estrategia de marketing digital que las publicaciones llamen la atención del target, cautivando seguidores y fidelizándolos a la marca.

Será indispensable escoger las plataformas según las preferencias de la audiencia y las necesidades de tu negocio. Es necesario estudiar cada una y a partir de ahí determinar cuál es más conveniente: ¿La dualidad visual y textual de Instagram?, ¿la manejabilidad de Facebook?, ¿la inmediatez de Twitter? No se deje llevar por la popularidad de algunas apps. Considere que por muy famoso que sea Facebook en el mundo, quizá no sea la preferida por el público que le interesa.

Por suerte, existen programas y estudios que comparten estadísticas de preferencias por región y otros datos demográficos que nos ayudarán a seleccionar las plataformas adecuadas para nosotros.

 

Formatos

Cada plataforma tiene sus virtudes y nuestra labor será aprovecharlas lo mejor posible.

Siendo estas una extensión de la marca que nos ayuda a estar en sintonía y constante interacción con el público, a través de ellas descubriremos sus gustos, expectativas, no solo sobre nuestro producto o servicio en específico, sino también preferencias sobre cómo compartimos la información. ¿Nuestras actualizaciones son divertidas?, ¿modernas?, ¿cautivadoras?, ¿utilizamos plantillas aburridas?, ¿las infografías reciben más likes y comentarios que los artes normales? Estas reacciones son las que deberemos analizar para seguir trabajando en nuestra estrategia.

Solo imaginemos un plan de contenido variado y útil que además es estético y entretiene, ¡la fórmula perfecta para el éxito!

 

  1. Cronograma

Bien, después de trabajar arduamente en un conjunto de temas interesantes que cumplen con parámetros estéticos y de diseño, ¿qué más podría faltarnos para garantizarnos el crecimiento digital de nuestra marca? Pues un calendario.

En el reñido mundo de las empresas, y ahora integrado con las redes sociales, no siempre un contenido de calidad promete millones de seguidores y ventas. Si publicamos poco, seremos reemplazados por aquellos que están continuamente activos, siempre atentos para ofrecer novedades al público.

Y es que si no somos constantes con las actualizaciones en el blog y las redes sociales, seguramente perderemos la atención de la audiencia. Lo bueno es que organizando el contenido con una planificación periódica no seremos olvidados.

Al respetar un cronograma, nuestra actividad en las redes será mucho más fácil porque sentiremos que todo fluye: los temas desarrollados son publicados, nos mantenemos online y poco a poco vamos trabajando para convertimos en referentes y relevantes.

Además, con un calendario a la mano será más sencillo pensar en más temas para el plan de contenidos. Integra tus tópicos con eventos anuales como el Día de los Enamorados, Halloween, y Navidad. De esta manera no será tan agotador idear nuevas publicaciones.

 

  1. Consultas para innovar, destacar y cautivar

 

Al inicio hablamos de cómo las redes sociales se convierten en nuestras grandes aliadas cuando de promoción se trata, y parte de esa magia tiene que ver con su cualidad para acercarnos más a nuestro mercado meta.

Las opciones de encuestas en Instagram, Twitter y Facebook nos ayudan a conectar, indagar y, por ende, ser más asertivos con nuestra oferta comercial. Preguntemos, consultemos: ¿les gustan los lives?, ¿prefieren carretes o infografías?, ¿de qué temas les guitaría que habláramos?

Cuando el público se siente tomado en cuenta, el engagement se fortalece y la percepción positiva sobre nuestra marca se consolida.

 

  1. Difusión

Enviar. Enviar. Enviar. Programar. Programar. Programar. Quizá suene reiterativo, pero la difusión oportuna  es tan importante como publicar todos los días.

Actualicemos a la vez que comunicamos nuestra presencia en otras plataformas. Informemos sobre nuestra cuenta en LinkenIn o YouTube si tenemos.

Abarquemos cuanto nos sea posible sin descuidar ni un poquito ninguna plataforma. Nos veremos muy mal si estamos al día en Facebook pero descuidamos a nuestro target en Twitter. Esos seguidores nos echarán en falta y emigrarán a la competencia.

 

¡Muy bien!, ahora cuentas con una guía de cinco pasos para desarrollar ese estupendo plan de contenido que potenciará tu proyección en la autopista digital.

 

Coméntanos aquí abajo o en nuestras redes sociales qué opinas al respecto. Encuéntranos como wepaalatam en Facebook, Instagram y Twitter